Mi primer contacto con Windows 7

Windows 7 Logo

Windows 7 Logo

No había querido probar versiones beta, ni de ningún tipo, y por fin hemos descargado la versión final de Windows 7 Profesional con nuestra licencia corporativa.

Iba a probarlo en una máquina virtual, por lo que pudiera pasar, pero tenía en la mesa auxiliar de mi escritorio un Compaq Presario CQ60-205ES nuevecito con Windows Vista Home Basic OEM, al cual he realizado unos discos de recuperación… por lo que pudiera pasar… pero tengo que decir que hice bien en generarlos en regrabables, que ahora podré utilizar para otra cosa, porque no me van a hacer falta.

La primera prueba: actualizar Windows Vista a Windows 7 Profesional. Salió bien, a medias. Nada más lanzar el proceso de instalación, me suelta un feo mensaje de que no puedo actualizar Vista Home Basic a Windows 7 Profesional, así que me recomienda amablemente que haga una instalación avanzada, machacando el sistema anterior. No es un machaque total, puesto que guarda el directorio del Windows Vista ‘antiguo’.

Tengo que decir a favor de esta nueva versión de Windows que el proceso de instalación es casi transparente para el usuario, que sólo tiene que lanzarlo, y olvidarse, hasta el paso final en el que te pide una cuenta de usuario y su contraseña. Todos los dispositivos detectados sin problemas, y equipo funcional desde el primer momento (bueno, si con funcional nos referimos a que tiene red para poder seguir instalando software necesario para que el portátil te sea útil).

Instalo todo el software que solemos utilizar en mi empresa, algunos en sus últimas versiones, y todos se instalan bien, aunque he tenido problemas con Adobe Shockwave Player, que no he conseguido instalar aún.

Instalo el suplicante WPA que utilizamos para autenticación en nuestra red Wifi, ya que había leído por algún foro que funcionaba ‘medio bien’ en Windows 7, y me he arriesgado, consiguiendo finalmente que funcione de forma correcta sin ningún tipo de problema para instalarlo o configurarlo.

Realizamos después varias pruebas de instalación y funcionamiento de aplicaciones propias, y van correctamente.

La segunda prueba: instalar Windows 7 desde cero, formateando el disco. Como no soy partidario de tener ‘particiones recovery’ en mis máquinas, ya que prefiero hacer imágenes completas del sistema recién instalado, he arrancado desde el DVD de Windows 7 y he procedido a reorganizar las particiones a mi gusto, todo desde una interfaz gráfica que, sin ser espectacular, hace que nos olvidemos rápidamente de ese modo texto tradicional de los instaladores anteriores. El proceso vuelve a ser igual de cómodo que en la primera prueba, y el resto, exactamente igual.

La sensación que me ha dado esta nueva release del sistema de Microsoft es que es bastante más liviana que Windows Vista, bastante cómoda de instalar para un usuario doméstico (ya entraremos en otro momento en temas más avanzados, cuando los dichosos ‘indicadores’ y otros temitas me dejen más tiempo libre), y algo que me ha agradado bastante es que Internet Explorer 8 te deje ‘abierto’ una serie de parámetros, para poder utilizar servicios de tu agrado, y no sólo servicios Microsoft (véase buscadores, aceleradores, etc.). Aunque tengo que decir que también he instalado Firefox 3.5 😉

En definitiva, seguiremos testeando Windows 7 para ver cómo se comporta la nueva criatura.

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks

Leave a Comment